jueves, 19 de febrero de 2009

Como conquistar nuestros temores...


¿Hay un temor específico que parece surgir una y otra vez en tu vida?
¿Tienes temor de no poder ser la persona que tus padres quieren que seas?
¿De estar solo?
¿Estás con temor de sufrir, morir o perder a alguien cercano a ti?
¿Tienes temor a sentirte burlado o intimidado por tus amigos, porque no haces lo que ellos hacen?
Todas estas cosas son preocupaciones legítimas, pero todas ellas deberían caer en la categoría de “situaciones bajo el control de Dios”.

Muchas veces, David se encontró frente a situaciones que no sólo le provocaban temor sino que fueron peligrosas para su vida. Sin embargo, en la porción bíblica de hoy, encontramos a David en adoración al Señor diciendo: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?” (Salmo 27:1).

Y aunque nuestro temor a la muerte, a la enfermedad, a estar solos, a lo desconocido, al futuro, al terrorismo sea legítimo, Dios desea que sepamos que Él es mayor que todas esas cosas.
Desea que evitemos permanecer nerviosos sobre aquello que nos atemoriza. En cambio, somos llamados a depositar nuestras vidas en Sus manos.
Dios nos dice con toda claridad en Su Palabra que Él está con nosotros siempre “…y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. (Mateo 28:20).

Nos conoce íntimamente y por lo tanto está consciente de nuestros temores y preocupaciones. Él conoce nuestro futuro y tiene un plan para ello “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”. (Jeremías 29:11)

Tome ánimo en las reconfortantes palabras de Juan 14:27: “No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Dios te ama y desea lo mejor para tu vida.

Sabiendo que Él está en control de todas las cosas, le permitirás que calme tus temores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DIOS, EL SALVADOR DE MI ALMA

Bookmark and Share

Welcome


I made this widget at MyFlashFetish.com.

Paz de Dios

Chat de princesa de Dios

Se ha producido un error en este gadget.