miércoles, 11 de febrero de 2009

"Vuelo de Aguila"

Me encontraba mirando un águila en vuelo cuando por ninguna razón aparente empezó a ascender en espiral. Con sus poderosas alas, el gran pájaro se elevaba cada vez más, hasta que se disolvió en un puntito y luego desapareció.Su vuelo me recordó las alentadoras palabras de Isaías: “Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan, pero los que esperan en el Señor renovaran sus fuerzas; se remontaran con alas como las águilas…”, Isaías 40:30-31.Las aflicciones y tragedias de la vida pueden poner fin a nuestra capacidad de recuperación, aguante y temple, y ponernos de rodillas. Pero si ponemos nuestra esperanza en el Señor y nos apoyamos en El, El renueva nuestra fuerza. La clave de nuestro aguante descansa en el intercambio de nuestros limitados recursos por la fortaleza sin límite de Dios. Y es nuestra con solo pedirla.Con la fortaleza de Dios podemos “correr y no cansarnos”, ni siquiera cuando los días son ajetreados y exigentes. Con su fuerza podemos “caminar y no fatigarnos”, aunque la rutina tediosa y lerda haga que el camino parezca pesado y largo. El salmista exclamo en medio de su peregrinación fatigosa y lastimera: “Cuan bienaventurado es el hombre cuyo poder está en ti…!”, Salmo 84:5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DIOS, EL SALVADOR DE MI ALMA

Bookmark and Share

Welcome


I made this widget at MyFlashFetish.com.

Paz de Dios

Chat de princesa de Dios

Se ha producido un error en este gadget.